El carbono es esencial en toda forma de vida y las plantas acuáticas de nuestros acuarios extraen CO2 del entorno para emplearlo en el proceso de la fotosíntesis. 

No obstante, antes de comentar la inyección de CO2, comenzamos detallando otros factores igual de importantes a tener en cuenta a la hora de instalar un acuario con plantas. 

En primer lugar indicar que cuanto mayor sea el acuario, más estables serán las condiciones siendo el mínimo aconsejable de 100 litros.

Foto 1- Sustrato y calefacción

Las plantas buscan lugares donde haya nutrientes suficientes para crecer, estos son conocidos como "manantial de nutrientes". Existen dos zonas: la corriente de agua y el sustrato. Ademas existen zonas donde el agua atraviesa el fondo y vuelve a emerger en otra zona donde la atmósfera reductora (el sustrato) ha modificado iónicamente los nutrientes para ser asimilados por las plantes inmediatamente. 

En un acuario utilizamos un cable calentador para crear corrientes de convección bajo el sustrato y así simular las condiciones buscadas. Se necesita una tasa de flujo lenta para conseguir este objetivo y esto depende del tamaño de la grava del sustrato. Se recomiendan granos de 2 a 5 mm de calibre. 

Por lo tanto, los manantiales de nutrientes buscados se concentran en el sustrato. Queremos encontrar el equilibrio perfecto ya que muchos daría lugar a algas y pocos evitarán el crecimiento de las plantas. 

Una capa de sustrato contiene mezclas de arcilla, minerales, hierro y elementos traza, por ello hay que añadir un aporte de nutrientes como fertilizantes que gracias a la convección se trasladarán a las capas inferiores del sustrato para ser absorbidos por las plantas. 

Se recomiendo una potencia de cable de 2 a 3 watios por cada 10 litros de agua. Recordar que este cable no se usa para calentar el agua del acuario, para eso usamos un calentador tradicional. 

- Agua

La calidad del agua y sus ajustes son imprescindibles para nuestros peces y plantas. Ya se sabe que el agua del grifo contiene altos niveles de nitratos y fosfatos. Este ultimo es esencial para las plantas pero también lo usan las algas por lo que para controlar estos niveles y rebajar también la dureza se recomienda utilizar agua tratada con ósmosis inversa. 

El pH también afecta a los nutrientes de las plantas y otros compuestos del agua como el amoniaco (NH3+)y amonio (NH4). El equilibrio natural de estos dos elementos en el agua determina el valor de pH. Conforme disminuye el pH, aumenta el % de NH4+ y disminuye NH3+ por lo que valores bajos de pH son más seguros para los peces. 

Otra razón es que las plantas obtienen nitrógeno más fácilmente del NH4+ y NH3 que del nitrato NO3.  

Como consecuencia de este equilibrio natural determinado por el pH, habrá menos nitrito (NO2) y menos nitrato (NO3) lo que hace que nuestros peces y plantas estén más sanos y la forma de controlar el pH de esta forma es a través del uso de CO2. 

- Filtración 

Debemos evitar condiciones demasiado oxidantes por lo que no se necesita un filtro muy potente pero si debe haber un ligero movimiento en la superficie del agua para mantener los niveles de oxigeno correctos.  Lo ideal es filtrar el volumen del agua del acuario cada hora. 

Por otro lado, hay que eliminar los desechos de los peces (amoniaco) y por eso tenemos que realizar cambios del 25% del volumen del agua periódicamente.  

- Iluminación 

Las plantas necesitan de luz solar para poder crecer y construir sus tejidos, la cual podemos sustituir por distintas fuentes de iluminación: 

Foto 5

  • Tubos fluorescentes: gran variedad de espectros, luz difusa, más económicos. 

  • Tubos T5: bajo consumo, luz más concentrada y natural, para plantas exigentes y a partir de 200 litros. 

  • HQI: mayor calidad y penetración, 5.000ºK de temperatura de color, para 400 litros o más grandes.   

  • Led's: opción más novedosa por su bajo consumo, capacidad de penetración en el agua y la cantidad de lúmenes que emiten.

No recomendamos halogenuros metálicos ya que su alta temperatura de color puede generar algas no deseadas. 

- Inyección de CO2

Afortunadamente el acceso a un buen equipo de CO2 y sencillo de utilizar es mucho más fácil que antes. 

Hemos comenzando este articulo indicando la importancia del CO2 para el crecimiento de las plantas y es que el carbono es el 50% de su peso en seco. 

También hemos visto como la dureza y el CO2 afectan al pH del agua por lo tanto sabiendo el KH y el nivel de CO2, podemos averiguar el pH. Ajustando el aporte de CO2, podemos mantener un pH estable dentro de los niveles adecuados. 

Existen dos formas de hacerlo, utilizando un sistema manual o un controlador automático:

- Manual:través de un kit de control de calidad del agua y conforme las lecturas de pH teniendo como base el KH, ajustaremos el nivel de CO2.

- Automático: se realiza una calibración inicial (según su manual) y la diferencia es que utilizamos como base el nivel de pH (dosis estándar 35 mg/l.). Calculamos la dosis de CO2, modificando el KH del agua hasta encajar con el pH deseado. Normalmente el controlador detendrá el aporte de CO2 cuando el pH baje hasta el nivel requerido, y reanude en caso contrario.

Hay que tener presente que ningún controlador va a ser exacto al 100% pero tampoco lo es la naturaleza y nuestros peces y plantas pueden vivir bien con variaciones controladas del pH.